Meditación para escritores

Meditar es examinar con nuestra mente un asunto u objeto.  Así de simple y de complicado. Simple porque es una idea fácil de entender, ¿cierto? Fijar una idea en nuestra cabeza y estudiarla. Complicado porque qué difícil es que nuestra mente se fije en una solo cosa.

Nuestra mente nunca se calla. Todo el tiempo está haciendo ruido. Para lograr que haga silencio, tenemos que separarla de nosotros. Si asumes que la voz de tu mente eres tú, no podrás convertirte en silencio. Cabe tratarla como algo que no eres, como algo o alguien distinto a ti. Creencias orientales dicen que llevamos muchos yoes dentro. En un artículo hablé de las muchas voces que escuchamos. Al hacernos observar estas voces fortalecemos la independencia de nuestra atención. Nuestra paz, la parte de nosotros que pacificamos, es la observadora. Algo curioso es que nos deshacemos de estas voces no ignorándolas, sino atravesando estas voces, observándolas y comprendiéndolas.

Pero el punto es que deseamos meditar, examinar con atención un asunto o idea. Para esto, debemos poder tranquilizarnos y aguzar nuestra atención. Podemos comenzar observando las voces, pero finalmente tendremos que ocuparnos del asunto u objeto que hemos decidido estudiar. Estos son los pasos que recomendamos:

  1. Sentarte cómodamente en un lugar tranquilo (no es recomendable acostarse tal como se hace a la hora de dormir porque eso te traerá la somnolencia; si quieres ponerte en posición horizontal, procura que no sea la misma con la que duermes).
  2. Relajar el cuerpo (hay muchos ejercicios en el internet que pueden ayudarte)
  3. Observar las voces en tu cabeza como algo separado de ti mismo. Sin urgencia, deja que las voces digan lo que tengan que decir. Con tu propia calma, cálmalas.
  4.  Elegir el asunto u objeto que deseas estudiar. Verlo desde diferentes ángulos y todas sus posibilidades. Nunca te apresures. Deja que lo que observas se vaya convirtiendo ante tus ojos interiores en una figura completa.

Puedes usar estos ejercicios para pensar. También para alcanzar el estado de Luna. Pensarás cuando la meditación sea superficial. Alcanzarás el estado de Luna cuando sea más profunda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s