El hábito de investigar

Julio Verne fue una persona enigmática.

Muchos de sus métodos de trabajo permanecieron siempre en secreto.

Incluso se dice que destruyó sus archivos antes de morir.

Hay quienes aseguran que sus acertadas predicciones se debieron a conocimientos esotéricos.

Dicen que perteneció a fraternidades secretas y que sus escritos están poblados de símbolos para iluminados.

Otros esgrimen teorías más realistas.

Creen que Julio Verne solo era un hombre “informado”.

Como tenía acceso a información científica muy reciente, extrapolaba las posibilidades y creaba “realidades posibles”

Por ejemplo, asumió que el viaje a la Luna sería lanzado desde las coordenadas más convenientes en cuanto a distancias.

Cuando don Julio escribió sobre este viaje, el mismo no era una realidad, era una ficción, pero fue verosímil.

Esto lo logró gracias al segundo HÁBITO sin el cual no podrás escribir un libro, INVESTIGAR.

Asumiendo que Verne carecía de poderes mágicos y que usó este método, el de investigar, puedo sugerirte hoy tres pasos para escribir más efectivamente, como él.

Mi sugerencia es similar a la que menciona John Le Carre, el autor del espía que surgió del frío, en sus memorias.

  1. Piensa (reflexiona, abstrae soluciones; como lo llama Le Carre, imagina)
  2. Investiga.
  3. Piensa otra vez.

UN SALUDO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s