Carlos Fuentes reflejado.

Hace poco murió Carlos Fuentes y no quiero dejar pasar más días sin dedicarle un par de párrafos, por lo menos.

La siguiente es una cronología mezquina – más bien una enumeración de un solo par -, pero relevante para mí, de los reflejos fantásticos y poco conocidos de Carlos Fuentes en este plano de la realidad.

Carlos Fuentes Macías nació en Panamá, pero el trópico siempre le pareció demasiado vivo, o sea, atroz. Prueba de ello es su cuento “Letanía de la orquídea”, en el que las flores nacen hasta en el ano de un hombre.

Otro hecho mucho menos conocido es que, durante los años noventas, un asesino serial asoló los departamentos de las damas e hizo picadillo a una o a dos. Esto fue en Panamá, ciudad capital. El nombre de quien, además de filetear a las incautas, solía cocer sus víscera a fuego lento, era Carlos Fuentes. Homonimia fantástica.

Hasta siempre,

Carlos Fuentes

Foto de Rosel Villalonga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s